¿Asegurar tus productos con tu propio seguro de transporte de mercancías?

Las empresas del sector de la bicicleta dedican muchísimo tiempo y recursos a la innovación, diseño, producción y comercialización de sus productos: bicicletas, componentes, accesorios, textil, calzado, entre otros. Al fin y al cabo, ese es el objetivo final de su actividad. Sin embargo, hacer llegar ese producto al cliente final o a una cadena de distribución, garantizando su calidad y su perfecto estado no siempre es tarea sencilla.

Durante el transporte de estos productos, desde las fábricas o almacenes hasta el destino final, los productos pueden sufrir diferentes daños que imposibiliten su correcta entrega. El Seguro de Transporte de Mercancías garantiza estos posibles daños que puedan sufrir durante su transporte.

Es habitual que, la contratación de este seguro y la asunción de todos los posibles riesgos durante el transporte, se encomienden al transportista, en nombre del propietario de estos productos.

Sin embargo, la Ley 15/2009 del Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías (LCTTM) y el Convenio relativo al Contrato de Transporte Internacional de Mercancías (CMR), además de establecer unos supuestos de exoneración del transportista, fija unos límites de indemnización del transportista por los daños producidos a las mercancías, basados en su peso, insuficientes para numerosas tipologías de productos, como es el caso de las bicicletas y muchos de sus componentes (que cada vez son productos de mayor valor).

Según la legislación, el límite de indemnización estándar exigible en el transporte nacional es 6,276 €/Kg (1/3 IPREM) y en el transporte internacional es 10,16 €/Kg (8,33 SDR). Estos importes oscilan conforme lo van haciendo sus índices de medición.

Con el objetivo de solucionar esta insuficiente indemnización en este tipo de productos, es habitual que el transportista, a cambio de un porcentaje sobre la facturación de los portes, ofrezca una ampliación de su responsabilidad, con un límite por expedición, y en nombre de la empresa propietaria de los productos.

Sin embargo, otra alternativa a esta insuficiente indemnización es la contratación del Seguro de Transporte de Mercancías por las marcas fabricantes, importadores y distribuidores del sector ciclista.

Ventajas del Seguro de Transporte de Mercancías de las marcas fabricantes, importadores y distribuidores del sector ciclista:

  • Reducción de costes y eliminación de limitaciones:

El valor de las bicicletas y sus componentes, en muchas ocasiones, es elevado por los materiales utilizados en su fabricación, su innovador diseño y tecnología, el coste de sus baterías, en el caso de las bicicletas eléctricas, etc.

Además, es un tipo de producto que, durante su transporte, puede sufrir importantes daños, convirtiéndolo en inservible para su venta (golpes, arañazos o fisuras de cuadros, rotura de radios, etc.).

El Seguro de Transporte de Mercancías personalizado garantiza la indemnización de los daños que puedan sufrir las bicicletas, sus componentes y sus accesorios durante su transporte, sin limitaciones por exclusiones o por el propio valor de los productos.

Además, este seguro, contratado por las marcas fabricantes, importadores y distribuidores del sector ciclista, contribuye a reducir los costes del seguro de transporte, al permitir, a las compañías aseguradoras, reclamar al transportista el importe correspondiente a su responsabilidad legal, cuando se produce un siniestro, y, con ello, mejorar la siniestralidad y la rentabilidad del seguro.

  • Tramitación y liquidación de siniestros ágil:

A través del departamento de tramitación de siniestros especialista en transporte, se simplifican y agilizan todas las gestiones asociadas a los siniestros, disminuyendo el tiempo de cobro de las indemnizaciones.

No se admiten más comentarios